A propósito de Antonio López

noche de antonio lopez

Lorianne DiSabato / Flickr (cc)

Hace ahora unas semanas, pudimos conocer el Retrato de la Familia de Juan Carlos Ique acababa de hacer público el artista Antonio López, un encargo que le realizó la corona española hace ahora 20 años y que el gran pintor y escultor español ya ha entregado.

La presentación de esta nueva obra pictórica causó un gran revuelo en internet, y muchos son los que han realizado todo tipo de bromas sobre el artista, y de todo el tiempo que ha tardado en realizar la pintura. Lo que me llama la atención es que nadie se ha parado a pensar, ¿cuánto tiempo tarda un pintor en acabar una obra de esa envergadura? El arte se mide en el tiempo que tarda el artista en ejecutar la obra o por el resultado? Como bien reza el título de este blog, yo mucho de arte no sé, pero quizás alguien por ahí me podría responder a esta pregunta.

Mientras tanto, en este post quiero recoger algunos de los retratos de los pintores de cámara y de la nobleza históricos que más me han llamado la atención y más me han gustado.

Entre ellos se encuentra el retrato de Carlos V sentado de Tiziano; La familia Lomellini de Van Dyck, he escogido este retrato por lo oscuro que es y la contraposición entre el negro y el rojo, el retrato refleja ala familia genovesa Lomellini, la armadura de uno de los hijos y la estatua de Venus no tienen desperdicio alguno. Otro que no tiene desperdicio es el retrato del El archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de Bruselas de David Teniers, este en concreto me fascina, ya que dentro del retrato se encuentran obras pictóricas de la época, ¡es genial! La familia de Felipe V de Jean Ranc con su estilo rococó y el genio de Goya con La familia de Carlos IV, ilustran a la perfección estas pinturas “de familias reales” que vienen de antaño. Para el final me he dejado a  La reina Isabel II, niña abrazando una paloma de José de Madrazo, este cuadro de Madrazo fue entregado a la Comunidad de Madrid por parte de la familia del pintor en el año 2006; en el Museo Cerralbo se encuentra una réplica del mismo autografiada por el propio artista.

Los pintores de cámara eran y son, porque todavía los sigue habiendo, como es el caso de Antonio López, aquellos artistas a los que las cortes encargaban elaborar de manera habitual los retratos de los miembros de la familia real.

Muchos son los que dedicaron parte de su vida a este menester, en algunos de los casos el reconocimiento por parte de los reyes y reinas de cada época estuvo patente, en otros muchos no lo fue tanto. Éste es el caso de Jean Ranc quien además de realizar retratos para la corte española, también se le encargó la decoración del Real Alcázar de Madrid, siendo luego acusado de provocar el incendio que acabaría con el edificio y buena parte de las obras que allí se encontraban.

Tiziano también fue uno de esos pintores de reclamados por las grandes cortes, Carlos V (I de España), también llamado “El César”, y posteriormente su hijo Felipe II, lo mandaron llamar entre 1548 y 1562 para que realizara los retratos de la Casa de los Austrias. Cuenta la historia que mientras Tiziano pintaba el cuadro de Carlos V sentado, al retratista se le cayó al suelo uno de los pinceles y el rey, que estaba más cerca del elemento, se agachó, recogió el pincel y se lo entregó al pintor, a la vez que le decía: “Merecedor es Tiziano de ser servido por el César”.

De esta profesión de pintor de cámara una de las cosas que me llama la atención es que ellos mismos se autoretrataban dentro de esas composiciones familiares o junto a los nobles, véase el caso de La Familia de Carlos IV de Goya o en el cuadro de El Archiduque Leopoldo Guillermo en su galería de Bruselas, ambos pintores se retrataron dentro del lienzo. ¡Y quién no recuerda a Velázquez autorretratado en Las Meninas!

Lo cierto es que estos pintores tan peculiares, gozaban de una situación privilegiada dentro de la alta alcurnia, en ocasiones se les consideraba oficiales de cámara o chambelanes, y a muchos de ellos recibían un pago fijo por sus servicios, lo que suponía que no podían realizar obras para otras personas sin el permiso de sus pagadores regios, claro ejemplo de que la exclusividad viene ya de lejos. En otros casos a estos artistas se les pagaba por obra realizada, aunque tenían que trasladarse a la corte desde donde les llamaban.

¡Espero que os haya gustado! Pero si queréis ver más retratos de este estilo, a propósito de Antonio López, Patrimonio Nacional ha organizado una exposición en Madrid, en el Palacio Real, que lleva por nombre, El Retrato en las Colecciones Reales. De Juan de Flandes a Antonio López. Allí podréis disfrutar no sólo de este nuevo retrato en familia realizado por López, sino que podréis dar un largo y extenso recorrido por las instalaciones conociendo los retratos de la corte española.

¿Y vosotros, tenéis algún cuadro favorito de este estilo?

Fotos: Dominio público

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s