Cuando decir “No” se convierte en arte

No, no, no y no. ¿No te ha sonado a rabieta de niño pequeño cuando lo has leído? El no a veces es redundante, ¿sabes, no?  Cansino a más no poder, pero rebelde como él solo, ¿no te parece? En la RAE lo definen como adverbio de negación, puede ser locativo de mil palabras y ante todo el no es rotundo. Que sí, que es una palabra negativa, pero ¿cuántas veces decir “no”, te ha liberado de alguna carga o un yugo que ya no sabías cómo arrastrar? A veces decir “no” es también positivo, da esperanza y te arma de valor.

Hace poco estuve leyendo sobre una corriente del arte llamada NO!art. Imaginaos mi cara cuando vi aquel nombre, pensé que era una locura de tantas que se ven en el arte, “un rollo de esos raros” que siempre inventan los artistas, pero resulta que no, que me gustó.

boris laurie red black no art

No (Red and Black) »Feel-Painting-No with Red«, Boris Lurie. 1963, Öl auf Leinwand. © Boris Lurie Art Foundation, New York, USA

El NO!art es una vertiente artística totalmente opuesta al Pop Art (¡y mira que yo soy fan del Pop Art! Pero no todo en esta vida es diversión y buen rollete). Su creador y gran impulsor, Boris Lurie (1924-2008), quien nació en Leningrado en el seno de una familia judía, lo tenía todo para ser carnada de los nazis unos años más tarde, y así fue, la mayor parte de su familia murió en campos de trabajo y de concentración víctimas del holocausto. Él pudo escapar de aquel terror, pero esas marcas son para siempre.

boris Lurie en florencia italia

Boris Lurie en Florencia, Italia. Via: borislurieart.org

En 1946 Lurie logró establecerse en Nueva York, y es allí donde comienza su carrera como artista subversivo dando rienda suelta a su creatividad. No es hasta el año 1959 cuando funda este movimiento crítico junto a los artistas Sam Goodman (1919-1967) y Stanley Fisher (1926-1980). Para Boris, Goodman y Fisher el arte se convierte en un mecanismo de denuncia en el que las homofóbias, el racismo, los exterminios ideológicos y las guerras no tienen cabida.

En una época en la que el Pop Art,  el Neo-Dada, el Surrealismo, el Op Art o el Minimalismo, entre otras muchas vertientes, eran el ojito derecho de buena parte del establishment del arte, el NO!art pasó completamente desapercibido a ojos de los grandes mecenas del momento. Sin embargo, al movimiento se adhirieron unos 20 artistas comprometidos con la causa: denunciar el mercantilismo del arte y cómo este se utilizaba de manera vacua y sólo con objetivos consumistas en la esfera neoyorquina.

¡Ojo! No es que a estos locos que nadaban a contracorriente no les gustara el arte, ¡todo lo contrario! Amaban tanto el arte que no lo entendían sino como un elemento más para la denuncia política y social, de manera que todo lo demás… Era arte de recreo, arte del dinero.

Así pues, consiguieron organizar varias exposiciones y muestras, la única galería que apostó por ellos fue The March Galery. A lo largo de los años realizaron retrospectivas tales como Vulgar Show (1960), Doom Show (1961), NO!show (1963), The American Way of Death and NO!Sculpture Show/Shit Show (ambas en 1964). Como veréis los nombres no son de lo más fino, pero era lo que había y lo que intentaban evocar.

los tres profetas en la caja sam goodman bordes luiré

“The Three Prophets” at The Box Sam Goodman & Boris Lurie. Via: Contemporary Art Daily

Hay quien dice que el NO!art murió en el 64, Lurie decía que el NO!art no se concentra en una época de 6 años, en una entrevista declaró que “tales troceados de fechas son lo más común entre los historiadores del arte, son realizados con fines de catalogación, y lo que es más, para la acreditación de valor monetario en el mercado del arte”. Por tanto, ustedes que opinan, ¿ha muerto o no ha muerto el NO!art?

Fuente fotos: Covers & citations

Ahora galerías y museos del mundo se rifan tener una obra de ellos entre sus muestras. Se conservan pocas obras de este movimiento, gran parte de ellas se fueron con cada artista o bien no han sido catalogadas todavía. En cierta manera creo que así han conseguido lo que querían, que no fueran vendidas al mejor postor,  ni clasificadas por su valor.

Si estáis interesados en conocer el NO!art un poco más en profundidad, os recomiendo el documental NO!art Man de Amikam Goldman, trata sobre la vida de Boris Lurie, pero daréis con el kit de la cuestión sobre este movimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s